Historia Ilustrada de

Calp

 
 

“habiendo considerado y ordenado que en el lugar nombrado Ifac sea construida una villa y que en el mismo sitio todos tendréis que habitar y edificar vuestros domicilios, queremos y os mandamos que inmediatamente comencéis a trabajar y edificar vuestros domicilios en dicho lugar de Ifac, y obréis de manera que desde aquí hasta la próxima fiesta de San Miguel se vea que estáis haciendo nuestra y vuestra villa, hemos mandado a nuestro querido Arnao de Mataró que desde aquel lugar os obligue con nuestra autoridad“

 

Así reza en un documento fechado en 1282 del rey Pedro III de Aragón escrito en latín, en el que ordena construir un lugar fortificado en las faldas del Peñón de Ifac, para controlar este enclave de la costa alicantina. A pesar de las buenas intenciones del monarca, los intentos de ocupación poblacional del lugar fracasan, y no será hasta 1298 cuando el almirante Roger de Lauria solicita permiso real para construir en el lugar Ifac una villa protegida y amurallada.